martes, 26 de junio de 2007

El Tornillo

Algunas veces es un error juzgar el valor de una actividad simplemente por el tiempo que toma realizarla...
Un buen ejemplo es el caso del ingeniero que fue llamado a arreglar un ordenador muy grande y extremadamente complejo... un ordenador que valía 12 millones de dólares.

Sentado frente a la pantalla, oprimió unas cuantas teclas, asintió con la cabeza, murmuró algo para sí mismo y apagó el aparato.

Procedió a sacar un pequeño destornillador de su bolsillo y dio vuelta y media a un minúsculo tornillo.
Entonces encendió de nuevo la computadora y comprobó que estaba trabajando perfectamente.
El presidente de la compañía se mostró encantado y se ofreció a pagar la cuenta en el acto.

-"¿Cuánto le debo? "-preguntó.
- "Son mil dólares, si me hace el favor."
- "¿Mil dólares? ¿Mil dólares por unos momentos de trabajo? ¿Mil dólares por apretar un simple tornillito? ¡Ya sé que mi computadora cuesta 12 millones de dólares, pero mil dólares es una cantidad disparatada!"
-"La pagaré sólo si me manda una factura perfectamente detallada que la justifique."

El ingeniero asintió con la cabeza y se fue.
A la mañana siguiente, el presidente recibió la factura, la leyó con cuidado, sacudió la cabeza procedió a pagarla en el acto, sin chistar. La factura decía:

Detalle de servicios prestados
1. Apretar un tornillo........... .... .... .... .... ... 1 dólar
2. Saber qué tornillo apretar.............. ..... 999 dólares

Para todos aquellos profesionales que día a día se enfrentan con la desconsideración de quienes por su propia ignorancia no alcanzan a entenderlos.

jueves, 14 de junio de 2007

El niño de barro

El niño de barro es una producción hispano-argentina protagonizada por Maribel Verdú que cuenta la historia del asesino en serie "Petiso Orejudo".

La película comienza con un niño de unos 10 años que sufre pesadillas constantes, en sus sueños, ve la muerte de niños, algunos de ellos conocidos, que luego se convierten en realidad. Por culpa de esto, es investigado por la policía mientras que empieza a ver las visiones de los asesinatos incluso despierto.
Mientras tanto, su padrastro empieza a tener discusiones con la madre (Maribel Verdú) del chico, que es gallega. Esto termina en una fuerte pelea por lo que el padre se marcha de casa y, para vengarse, como es policía, empieza a difundir los rumores de que el niño es el asesino y por eso sabe tanto de los asesinatos.

Un final increible a la vez que increíblemente drámatico, una película de las que no te puedes levantar ni apartar la mirada hasta no saber quién es el asesino.

Basada en hechos reales en la ciudad de Buenos Aires (Argentina) en el año 1912, la película es una de las mejores películas que he visto ultimamente, bastante bien montada, con un buen guión y una ambientación bastante buena.

La recomiendo sin duda alguna.