jueves, 28 de febrero de 2008

Ya vuelven a la carga

Nunca pretendí hacer de este un blog politico, pero desde el principio fue una página personal donde hablaba sobre lo que me interesaba, ya fuera televisión, internet, libros, sociedad o cualquier chorrada que se me ocurriera.

Ante la inminente llegada de las elecciones generales a España (el 9 de marzo, por si alguien aún no se había enterado), pues no tengo más remedio que hablar de esto.

A principios de esta semana, el lunes 25, un debate. En el, los cabezas de los partidos mayoritarios (sin representación de los demás partidos, eso sí; donde esté la pluralidad que se quite el bipartidismo) se daban cita para, supuestamente, hablar de la situación de España y yo, y la mayoría de los votantes esperabamos que dieran soluciones reales a problemas pasados, actuales y futuros.

Pero aquello fue una verguenza, un circo, si se me permite la comparativa. Uno diciendo a otro que era un patán, que no hacia nada bien, que si ha sido el peor, que si no hace nada a derechas, y el otro respondiendo con más de lo mismo...

Una y otra vez el espectador pudo ver como el plató se convertía en un ring para ver quién sacaba más datos estádisticos (inútiles para la mayoria de la gente) intentando demostrar que su contrincante era un mentiroso y que él mismo era el salvador que venía a salvarnos a España de las garras del contrario.

Y a la salida, todos contentos, a continuar la pelea para comprobar quién ha ganado la lucha de los gráficos, para saber quién había sacado los gráficos más bonitos siempre y cuando no le hubieran enfocado de perfil y le hubieran dado con la iluminación exacta.

Y luego llegan los mitines, que esa es otra; me gustaría a mí saber cuánto dinero del contribuyente se gasta en esas tonterías; porque ¿convencerán a algien con una pancarta con el careto de alguno de ellos? Si al menos pusieran cuerpos bonitos a la vista pues lo entendería, pero ponen sus caras, o un soso "Vota Partido X". Resulta que yo, como todos los españoles, voto en función de lo bonitos que son los carteles, igual que los gráficos. Incluyo aquí eslóganes estúpidos o coches folloneros que pasan a la hora de la siesta con las horrendas sintonías partidistas.

Y todo esto para repetir una y otra vez lo que llevan repitiendo desde que cogieron el cargo de "secretarios generales" de sus respectivos partidos. Yo estoy empezando a sospechar que son robots que lo único que hacen es repetir lo mismo cientos de veces, hasta que se estropean y hay que cambiarlos.

Por suerte nos quedan las trifulcas, es lo único que merece la pena de la campaña electoral y de la política en general, ver como de un partido a otro se sacan el dedo central de la mano y se hacen cortes de mangas o ver como en mismo partido se tiran de los pelos unos a otros por saber quién es el mejor.

Y es que, por mucho que lo repita, no me cansaré de decirlo, tenemos lo que nos merecemos, y eso es lo que más lástima da de todo.

Imágen: La bohemia